Departamento de Administración
La mirada empresaria y los paradigmas
Escrito el Jueves 30 de Mayo del 2013 17:05
Fuente Lic. Luis José Quijano
 Las opiniones vertidas en los comentarios firmados son privativas de quienes las emiten.

 

En nuestra anterior opinión “La lectura del contexto en tiempo de crisis” nos  comprometíamos a profundizar el tema de “los lentes” que se utilizan para mirar la realidad. Como un paso de ese cumplimiento, aportamos unos párrafos dedicados a los “paradigmas”.

Peter Drucker, refiriéndose a la Administración  decía:

·         “Los supuestos básicos sobre la realidad son los paradigmas de una ciencia social como la administración”;

·         “El paradigma no tiene influencia sobre el universo natural. Ya afirme que el sol gira en torno a la tierra o lo contrario, que ésta gira alrededor del sol, esto no afecta ni a uno ni a la otra”;

·         “El universo social no tiene “leyes naturales”….“está sujeto a un cambio continuo, y esto significa que los supuestos que ayer eran válidos pueden quedar invalidados e, incluso, ser totalmente erróneos apenas pasado un instante”;

·         “No obstante, y a pesar de su importancia, son contadas las veces que los supuestos se analizan, se estudian, se ponen en tela de juicio e, incluso, contadas las ocasiones en que se explicitan”.

Decíamos en nuestro anterior artículo que  “lo importante de la forma de ver, fundamentalmente a los condicionantes que  provienen del contexto (entorno empresario), son los resultados empresarios”.

Compartamos un momento que La Rioja de mayo del 2013 está notificando a los operadores pymes de un escenario de crisis, que también afecta a su empresa al menos en dos cuestiones: menor demanda a valores constantes y menor margen de los productos vendidos, y es la consecuencia más sentida que no se pueden absorber los costos fijos (sueldos y alquileres fundamentalmente).

Esta situación lo tiene preocupado, consulta con algunos colegas empresarios y ellos también la están viviendo, y en la búsqueda de una solución dialoga con su contador.  De ese diálogo imaginario rescatamos:

Ud.:  “Yo creo que la solución de mi negocio  pasa por reducir los costos, pero el personal que tengo ya no puede ser menos y el dueño del inmueble es inflexible con el alquiler”, y ante la insistencia de su contador que le quiere ayudar, agrega: “aguantaré con el negocio hasta donde pueda y espero que pase esta ola de crisis antes de que deba cerrar”.

El contador preocupado consultó a otro servicio profesional colega, y parte del diálogo fue:

“Contador, desde nuestra experiencia profesional con los empresarios pymes riojanos es que parte del problema es que no ponen arriba de la mesa “los supuestos” de sus afirmaciones, sus paradigmas. Con los elementos que usted me aporta, están implícitos los siguientes paradigmas de su cliente:

a)      No se pueden variabilizar los costos laborales ni el alquiler;

b)      Ayúdeme a encontrar una solución que se adecúe a mi forma de pensar.

Así pensado el caso, no tiene una solución racional.

Ahora suponga por un momento que el diálogo con su cliente hubiere sido:

“Contador: ¿cómo deben ver las empresas pymes la búsqueda de una solución cuando se disminuyen las ventas y el margen de utilidad, y por ese hecho no pueden absorber los costos fijos?”. Esa pregunta en el diálogo imaginado supone como paradigma que “debe existir o se puede crear alguna forma  de ver la realidad que contenga la restauración del punto de equilibrio económico de la empresa” y también que “el conocimiento profesional me puede ayudar a pensar correctamente”. En esta última situación aparece como natural generar un punto de encuentro empresa-servicio profesional en un Taller de auto-diagnóstico como herramienta para la búsqueda de una solución.

Puesta arriba de la mesa  la manera de pensar con los supuestos incluidos, el primer gran paso de la solución es el escenario de encuentro entre  la necesidad y creatividad de la empresa con los conocimientos y la creatividad profesional.

Si logramos que después de esta lectura analice que cuando tenga un problema grave ponga arriba de la mesa su forma de ver,  incluidos los supuestos, hemos logrado el objetivo de colaborar con usted, advirtiéndole que la ayuda que recibirá será proporcional a su apertura.  Un exitoso empresario amigo me solía decir que es común que los empresarios piden a los profesionales que los curen contando la fiebre y ocultando la infección.

Vamos a seguir profundizando este tema, pero nos sentiríamos satisfechos si logramos que piense, desde este entorno de crisis que nos toca vivir,  en la importancia de sus propios paradigmas como un límite o una potencialidad en la búsqueda de resultados: un médico lo puede ayudar si le cuenta sobre la fiebre y buscan juntos como superar la infección.