Departamento de Administración
El Directorio de Gestión
Escrito el Jueves 27 de Junio del 2013 19:06
Fuente Lic. Horacio Guillermo Duret
 Las opiniones vertidas en los comentarios firmados son privativas de quienes las emiten.

Las pymes en La Rioja atraviesan en general una crisis estructural, en donde el modelo o modo de realizar el Negocio hoy ya no es viable.  El entorno cada vez mas competitivo provoca reducciones de márgenes de venta, de ventas y por ende de rentabilidad, llegando  cada vez más con mayor rapidez y frecuencia a no cubrir el punto de equilibrio (ingresos = egresos), situación que las debería llevar  a repensar la forma de hacer negocios. 

Las organizaciones, deben adaptarse a los cambios que provienen del entorno (entorno que no controlan y tienen en el mejor de los casos una muy baja influencia), para poder pensar en supervivir y crecer.

Esta idea normalmente la aceptan los empresarios, pero culturalmente no la practican; fundamentalmente por los paradigmas que consideran, “siempre me fue bien haciendo negocios de esta manera, por qué tengo que cambiar” y tambien por el “modelo feudal con que dirigen las organizaciones”.

Hoy esta forma de ver la realidad los va llevar en muchos casos a desaparecer. Esos cambios se dan cada vez mas rápidos, la mayoria imprevistamente, situación que los debe llevar a repensar y gestionar el corto plazo con su visión estratégica.

Una gestión eficiente (El qué y el cómo hacer), supone una estructura organizacional adecuada a la realidad actual, considerando también cómo se espera que sea  en los próximos años.

Por su naturaleza, las pymes no cuentan con estructuras funcionales bien delimitadas, en donde cada función tenga  fines y objetivos propios. El o los dueños generalmente se encargan de toda la gestión, desarrollando múltilpes funciones y tareas.

A su vez, la realidad las lleva  a que permanentemente estén apagando incendios y a tomar decisiones sobre la marcha del día a día, con mucha voluntad y compromiso pero sin tiempo suficiente para reflexionar sobre la gestión del negocio y de su administración.

Para el análisis de problemas y toma de decisiones, existen por lo menos dos visiones generales: una en donde los problemas los resuelve el ejecutivo máximo y la otra, el ejecutivo máximo detecta, individualiza y conceptualiza los problemas y la organización (estructura) los resuelve (ésta tesis es planteada por Óscar Johansen).

Cada empresa por más pequeña que sea tiene sus propias autoridades  y responsables (el dueño, los socios, miembros de la familia, el contador externo, entre otros), que de una u otra manera influyen en las decisiones de la organización. Por lo tanto es conveniente y necesario crear una estructura organizacional a medida que facilite la gestión compartida,  a fin de alcanzar los objetivos deseados.

Dicho esto de otra manera, el dueño de la empresa no es un “todólogo” (concepto propio de quien se las sabe a todas), entonces para facilitar los problemas de la gestión, debería considerar la participación de todos los actores relacionados para cogestionar la misma.

Como resultado de la realización de talleres de trabajo y de autodiagnóstico en los que he participado en distintas organizaciones, una recomendación profesional aceptada por los empresarios ha sido la constitución de “Directorios de Gestión” a medida de la organización particular, transformándose en una herramienta eficaz para tomar decisiones.

¿Qué es un Directorio de Gestión?

Es un órgano de la estructura funcional, de carácter consultivo, asesor y/o de carácter resolutivo, creado deliberadamente, formado por dos o más miembros y cuya finalidad es colaborar en la administración y gestión de la organización (ya sea ésta una Pyme, una Asociación Civil, Fundación, Cooperativa, o cualquier otra).

¿Cuál debería ser el rol que debe desempeñar  un Directorio de Gestión en el contexto actual?

Analizar el contexto y evaluar las amenazas y oportunidades que se le presentan a la organización. Definir la visión y las principales estrategias de la empresa y la aplicación de recursos consistentes con las mismas. Monitorear la marcha de la empresa. En definitiva transformarse en una visagra que mira y analiza el contexto y al mismo tiempo redefine la estructura interna para adecuarse permanentemente a los cambios que se producen, para poder sobrevivir y crecer. Ser en definitiva, el responsable de la viabilidad de la empresa, agregando valor en el ejercicio de su rol.

¿Quiénes deben formar parte del Directorio de Gestión en una PyME?

Todos aquellos que toman decisiones y los que influyen en quienes las toman, como por ejemplo el dueño o dueños, la familia del dueño (la esposa o hijo que esten mas cerca de la empresa), responsables de areas o funciones (por ejemplo el de administración), el contador, entre los mas importantes.

Así las cosas, una vez institucionalizado el Directorio de Gestión, se modifica el modo de analizar distintas situaciones y tomar decisiones, sin afectar las que les competen a los responsables de funciones o tareas específicas, produciendo así una modificación de la estructura  organizacional.

La puesta en práctica conlleva a que los participantes del Directorio de Gestión expresen su propia vision o su forma de ver cada tema que se trate, logrando a lo largo del tiempo construir una visión compartida, que integra las visiones particulares.

El Directorio de Gestión necesita contar con una gestión administrativa, que debe construirse con un paradigma de gestión administrativa transparente, con tecnología adecuada a las necesidades de información para los decisores de la gestión y con cualidades  gerenciales-administrativas de los responsables y con capacidad para trabajar en equipo.

En conclusión, si el empresario está dispuesto a cambiar, el Directorio de Gestión es una herramienta administrativa muy útil para ser utilizada en aquellas organizaciones que se encuentran en situaciones de crisis.