Departamento de Administración
La comunicación: un llamado de atención para la gestión
Escrito el Viernes 12 de Julio del 2013 19:07
Fuente Lic. Cristian Fabián Pérez
 Las opiniones vertidas en los comentarios firmados son privativas de quienes las emiten.

Preocupado. Alarmado. Inquieto. Así, estimado lector, me siento al momento de comenzar a redactar esta nota. La crisis que nos rodea a todos, no solamente a las organizaciones con o sin fines de lucro, privadas o públicas, antiguas o nuevas, multinacionales o pymes, sino a cada uno de nosotros, nos exige estar preparados y a ver qué es lo que sucede a nuestro alrededor.

Desde el Departamento de Administración del Estudio Quijano & Asociados, hemos visto y escuchado, una y mil veces, las siguientes frases: “Acá en La Rioja eso no hace falta”, “No estoy bien, pero mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”, “Los empleados no nos entienden, no se ponen la camiseta”.

Permítame expresarle mi estado de preocupación: terminemos por favor de pensar que lo que pasa en la empresa lindante, nunca me pasará a mí. Estamos en el siglo XXI, en un país donde trabajan todo tipo de instituciones como las arriba mencionadas.

Entonces, si en el resto del país (y en el mundo), las organizaciones han decidido (y lo han tomado como prioridad en su plan estratégico), destinar más recursos (humanos, materiales, tecnológicos, capacitación, etc.), a estas técnicas de dirección que hoy están siendo parte fundamental del funcionamiento de una sociedad, compañía, firma, negocio, industria, comercio y demás, será porque algo bueno están aportando y hay quienes, todavía, no despertaron de ese sueño letal y creencia de que “La Rioja es una isla”.

Ahora que ya hice catarsis con usted, vamos a ver qué es lo que quiero expresarle, estimado amigo, y a qué herramienta en particular deseo referirme en esta nota, que puede ser de suma relevancia para su equipo de trabajo y que está destinada a que vea la necesidad y, por tanto, a fundar la preocupación que expreso en pos de mejorar la gestión.

Actualmente, la comunicación es una herramienta (y esto corre por mi cuenta), “imprescindible”, para lograr encaminar la dirección y administración en cualquier organización. Esto permite no sólo optimizar ciertos recursos, sino que también integra a los diferentes públicos que intervienen en ella.

María Cristina Ocampo, oriunda de Colombia, es especialista en comunicación en las empresas y especialmente en sus administraciones. También es Economista y Especialista en Periodismo Económico, Profesora de la Universidad de La Sabana en las áreas de Introducción a la Empresa, Administración Estratégica, Indicadores de Gestión de la Comunicación, y Lenguaje de Información Económica, entre otros tantos estudios que posee. Dejemos que sea ella quien nos inicie en la materia.

Ocampo nos ilustra y afirma que “la comunicación puede ser interna y externa. Su función se establece desde la relación de la identidad de la organización, su finalidad y la responsabilidad social que tiene con las personas y el desarrollo del país”.

“La organización define quién es, qué hace, cómo lo hace y para qué. Este principio corporativo es comunicado a sus empleados y a sus públicos externos. No basta con anunciar a los clientes quien se es, si los empleados no viven esta condición”, sostiene.

“La imagen corporativa, como la visibilidad de los valores sociales que establece la organización se da no sólo en los parámetros de calidad de los productos y servicios a sus clientes, sino en la coherencia de vida de los miembros con ellos”, indicó la facultativa en su obra “Humanizar la comunicación, la mejor apuesta de la organización”.

Y añade en otro párrafo: “la organización no sólo tiene la responsabilidad de contribuir al bien de la sociedad, sino de contribuir al crecimiento personal de sus empleados”.

Ahora bien, la comunicación, como la llamamos anteriormente, “herramienta”, nos ayuda a que todos los que intervienen en ella “tiren de la misma soga y hacia el mismo sentido”. Nos integra, nos hace conocer quién es la empresa, quiénes son sus públicos, cuáles son los objetivos a corto, mediano y largo plazo, qué esperamos de nuestros empleados y, por sobre todas las cosas, nos mantiene informados sobre todo lo que pasa interna y externamente en la organización.

La forma de ver la importancia de la comunicación es también uno de los paradigmas que le sugerimos analizar.

Lo dejo con una inquietud, de esas que nos incomodan a todos: ¿qué espera para decidirse y empezar a gestionar la comunicación (qué y cómo), en este camino por el que ya muchos lo han hecho y con resultados muy favorables?.